Introducing Clément Tendo

Clément Tendo

Clément Tendo

To me, One Voice Fellowship is “du-jamais-vu”—something I have not seen before. And yet I am extremely excited because of my interest in songs from different languages and genres and how they can be used in worship. I believe a Spirit-filled church is to reach out to all nations in their context with the uncompromised gospel of our Lord Jesus Christ. One Voice represents what the church of Christ is called to be as it prepares for the marriage supper of the Lamb, where people from every tribe and tongue will worship our great God together (Revelation 19:6-10; 5:9-10).

I grew up in Bible-believing home, something that I only ascribe to the grace of God. Yet, as I look at my life, I would not say that this blessing spared me from temptation and sin. As I continue in the faith, I realize how many my sins are—but also how great and mighty my Savior Jesus Christ is. I thank God for each moment of success, anxiety, worry, doubt, and uncertainty I have had. They remind me that God must remain the light through which I see all lights (Psalm 36:9). When I struggle, my sources of comfort and refuge are seeking God through prayer, recalling the prayers He has answered, singing and making gospel music, and studying God’s word. In deep darkness I have come to see that there is no other hope for me beside daily and patiently trusting in God and not leaning on my own understanding (Proverbs 3:5-6).

During my studies at African Bible University of Uganda, I looked at the state of the church in Africa and realized that most pastors are passionate and zealous for the gospel, but have little training in how to rightly handle the Word of truth (2 Timothy 2:15). I felt the need to share what I was studying with these ministers of the gospel so that knowledge and passion may work together for the advancement of the gospel. As one who is aware that God is still molding me day by day, my prayer is that God would make me an instrument in His hands and a daily beggar who shows other beggars where they can find the bread of life, through teaching, preaching, and singing as the Lord leads. My current studies at Westminster Theological Seminary are challenging but are shaping and sanctifying me in many ways. I am being equipped, through the power of the Holy Spirit, to work out my salvation with fear and trembling because of the work that God is daily doing in me (Philippians 2:12-13).

A local-church internship is required for my Master of Divinity degree, so I prayed that God would help me find a church to help me grow by applying what I am learning at Westminster. Thanks be to God for the loving and humble person of Pastor Chris, who called on me to come to be a part of One Voice Fellowship as a pastoral and worship intern, which I consider to be an answered prayer. I hope and pray that as we serve one another and come together in one voice to worship our God (Romans 15:5-7), we will continue to grow in the knowledge and grace of our Lord Jesus Christ (2 Peter 3:18) for the edification of one another, for our joy, and above all else, for the glory of God (Romans 11:36; 1 Corinthians 10:31).

Presentando Kashif & Sana

Introducing Kashif and Sana

Kashif, su esposa, Sana, y su hija

Ambos somos de Pakistán. Nacidos en familias cristianas, estábamos muy involucrados en el ministerio juvenil y el coro de nuestra iglesia. En Pakistán era nuestra rutina participar en todas las actividades de la iglesia, porque sabemos lo difícil que es para nosotros vivir sin Dios. Cuando nos mudamos a los Estados Unidos en diciembre de 2019, estábamos preocupados por nuestra vida cristiana. Cuando te mudas a un lugar donde no conoces a nadie, da miedo. Pero oramos mucho por nosotros y especialmente por nuestra hija, Joy.

En Pakistán teníamos la idea de que la gente en Estados Unidos está lejos de Dios y si vas a la iglesia solo verás a personas mayores, porque la generación joven no asiste a la iglesia.
Pero cuando vinimos aquí y conocimos al pastor Chris, sentimos que nos conocíamos desde hace muchos años. Él es nuestro padre espiritual, siempre servicial, y nos ama como Cristo nos ama. Entonces, cuando el pastor Chris nos habló de OVF, estábamos muy emocionados. Pensamos, “¡Guau! Qué maravilloso será orar en nuestro propio idioma en un lugar donde otras personas también nos escucharán orar y cantar en nuestro idioma”.

Realmente nos sentimos orgullosos y agradecidos con Dios por ser parte de OVF. No se hace distinción en base a tu lugar de origen. La gente escucha nuestro testimonio sobre lo difícil que es ser cristiano en Pakistán. Por lo que sentimos que todos somos iguales aquí. Como dice la Biblia, ¡debemos amarnos unos a otros como Dios nos ama!

Presentando a Yaovi y Patricia

Yaovi y Patricia lideran nuestro equipo de habla francesa.

Yaovi y Patricia son parte del equipo de lanzamiento de One Voice, liderando nuestro ministerio en francés y nuestro pequeño grupo.

Cuando escuchamos por primera vez sobre One Voice Fellowship, mi esposa Patricia y yo acordamos inmediatamente que Dios quería que fuéramos parte de esta nueva iglesia. Dios, el gran Artista, nos hizo a cada uno a Su propia imagen. A Él, personas de todos los idiomas y culturas oran: “Nuestra Padre.”(Mateo 6: 9-13). En Cristo, todas las naciones son bendecidas por la promesa hecha a Abraham (Génesis 22:18). ¿Quiénes somos para cuestionar la sabiduría de Dios al decir que una cultura es mejor que otra? En cambio, celebramos Su sabiduría divina cuando nos damos la bienvenida unos a otros como Dios nos ha recibido (Romanos 15: 7). Por eso queremos ser parte de Una voz— Acoger a los demás como Cristo nos ha acogido a nosotros.

En este espíritu de bienvenida, ya no hay distinción de raza, género, idioma o estatus económico. En cambio, podemos vivir en armonía. Nuestras diferencias nos permiten ayudarnos y afinarnos unos a otros como una familia unida en Cristo Jesús (Gálatas 3:28).

Probé la dulzura de esta bienvenida cuando vine por primera vez a este país. Mis hermanos y hermanas en Cristo han sido para mí las manos y los pies de Jesús. Han compartido sus casas conmigo, sus posesiones y literalmente me han vestido (Hechos 4:32; Mateo 25:36). En su amor, la Palabra de Dios se volvió tangible y más dulce que la miel (Salmo 119: 103).

Más importante aún, el pastor Chris dio forma a mi comprensión del verdadero cristianismo. Me enseñó a amar incondicionalmente. Su ministerio y corazón sacrificado han transformado mi comprensión de cómo ser un buen esposo, un padre y amar a mi prójimo incondicionalmente.

Dorothy Day describe el tipo de comunidad que estamos construyendo aquí: “Viviendo juntos, trabajando juntos, compartiendo, amando a Dios y amando a nuestro hermano, y viviendo cerca de él en la comunidad para que podamos mostrarle nuestro amor”.

En mi país de origen, los pastores son como pequeños dioses. Se aprovechan de su autoridad. Pero el pastor Chris tiene la humildad de decir: "Lo siento" cuando se equivoca. Gracias por esto.

En el cielo, veremos una gran multitud que nadie puede contar, de cada nación, tribu, pueblo y lengua, de pie ante el trono para adorar a Dios (Apocalipsis 7: 9). ¡Seguramente no podemos esperar a ese día! Pero hoy, podemos probar esto en Beca One Voice. Estamos emocionados de servir en una comunidad de creyentes de todos los rincones del mundo, trabajando juntos para llevar las buenas nuevas a todos nuestros vecinos para que, juntos podamos con una voz glorificar Nuestra Padre (Romanos 15: 6). ¡Esperamos que se una a nosotros en este ministerio!

Sobre nuestro logo

One Voice Fellowship

Cualquier buen logo le dirá algo sobre la organización que representa. Aquí hay tres ideas detrás del logotipo de One Voice: 

1) Global - La forma nos recuerda a la tierra y que el pueblo de Dios está llamado a compartir las Buenas Nuevas con todos los grupos de personas, dondequiera que se encuentren. 

“Seréis mis testigos en Jerusalén y en toda Judea y Samaria, y hasta el fin de la tierra. " (Hechos 1: 8)

“Jesús se acercó y les dijo:“ Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de toda etnia, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado a ustedes. Y he aquí, estoy con vosotros siempre, hasta el fin de los tiempos ”. (Mateo 28: 18-20)

2) Centrado en Cristo - Un prisma divide la luz blanca en rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta. Como un prisma, el lenguaje y la cultura a menudo dividen el Cuerpo de Cristo. Pero la cruz es blanca en nuestro logo porque el Cuerpo de Cristo ya contiene personas de todas las tribus e idiomas. Podemos experimentar más la plenitud del Cuerpo de Cristo cuando participamos en una comunidad diversa. 

“Tengo otras ovejas que no son de este redil. A ellos también debo traerlos, y escucharán mi voz. Así que habrá un solo rebaño, un solo pastor ". (Juan 10:16)

3) intercultural - Muchas iglesias se esfuerzan por ser multicultural, como deberían. Intercultural es un paso más y es nuestro objetivo en One Voice. ¿Ves cómo cambian los colores cuando interactúan entre sí? Al igual que en el matrimonio, nuestra meta es estar en una comunidad tan cercana entre nosotros que la experiencia nos cambie para mejor. 

“Cuando comenzamos a relacionarnos con alguien cuya formación cultural es diferente a la nuestra, ya sea en los confines de la tierra, en el valle vecino o en nuestra propia calle, y cuando intentamos entendernos bien, nos involucramos en” interacción "intercultural". Intercultural describe lo que sucede Entre culturas. El aprendizaje intercultural ocurre cuando aprendemos unos de otros mientras nuestras vidas se cruzan ". (Cristianos y diferencia cultural, Smith y Dykstra-Pruim, 15.)

El amor es flexible

El amor es flexible

Para que un grupo diverso de personas vivan y adoren realmente juntos en comunidad, debemos estar dispuestos a cambiar.

One Voice Fellowship es una comunidad que celebra la unidad entre personas diversas. Somos de todos los rincones del mundo, por eso pensamos, cantamos, oramos, comemos y vivimos de diferentes maneras. Esta variedad de experiencias humanas es hermosa y parte del diseño de Dios. Pero con frecuencia causa división. ¿Cómo podemos responder cuando las diferencias humanas crean fricciones? R. Roosevelt Thomas, Jr. cuenta una historia útil en su libro, Construyendo una casa para la diversidad.

Una jirafa construyó una casa perfecta para su familia, con techos altos, puertas altas y pasillos estrechos. Un día, mientras trabajaba en su carpintería, la jirafa vio un elefante que conocía, porque sus hijos iban juntos a la escuela. La jirafa decidió invitar al elefante a ver su carpintería, porque sabía que compartían la pasión por la carpintería.

El elefante aceptó con gusto. Pero, cuando entró en la casa de la jirafa, el elefante comenzó a romper cosas. Las escaleras crujieron bajo su peso. Las puertas y las paredes se derrumbaron porque era tan grande.

¡La jirafa miró a su alrededor con asombro! Luego dijo: “Veo el problema. La entrada es demasiado estrecha para ti. Tenemos que hacerte más pequeño. Si toma algunas clases de aeróbic, podríamos ayudarlo a reducir su tamaño ".

"Tal vez", dijo el elefante, sin parecer convencido.

“Y las escaleras son demasiado débiles para soportar tu peso”, continuó la jirafa. “Si vas a clases de ballet, no pesarás tanto. Realmente espero que lo hagas. Me gusta tenerte aquí ".

“Quizás,” dijo el elefante. "Pero a decir verdad, no estoy seguro de que una casa diseñada para una jirafa funcione realmente para un elefante, a menos que haya algunos cambios importantes".

El Sr. Thomas explica su parábola de esta manera: “Las jirafas son las personas que tienen el control. Ellos, o sus antepasados, construyeron la casa. Ellos deciden las políticas y los procedimientos ... y conocen las reglas no escritas para el éxito porque las crearon ... El elefante es invitado calurosamente y generalmente bienvenido, pero él es el forastero. La casa no se construyó pensando en el elefante. Para llevarse bien en casa ajena, los elefantes deben dejar sus necesidades y sus diferencias en la puerta de entrada ".

Too often, our churches treat elephants (newcomers who aren’t from the majority culture) like this. We are very glad they’ve come to visit. But as they try to get comfortable, to settle into the community, they learn they are expected to change. In the story, the elephant resists bearing the full burden of change. He thinks maybe the giraffe’s house should make some changes.

Uno de los valores centrales de One Voice Fellowship es que todos estamos dispuestos a ser flexibles, a hacer cambios para adaptarnos unos a otros. A veces oramos en inglés, pero a menudo oramos en otros idiomas. A veces, una sola persona reza en voz alta, pero a menudo rezamos simultáneamente, porque eso es más cómodo para algunos de nosotros. A veces cantamos himnos que son familiares y significativos para partes de nuestra comunidad. Pero también cantamos canciones nuevas, en varios idiomas, tal vez con un tempo desconocido. Hacemos estas cosas porque nos amamos unos a otros, aprendemos unos de otros y somos más completos juntos.

¿Podrías orar con nosotros y por nosotros? Queremos hacer el trabajo duro pero glorioso necesario para “vivir en tal armonía unos con otros” (Romanos 15: 5) que solo pueda explicarse por la presencia y el poder de Cristo entre nosotros.

es_ES